Bienvenidos a VEINCO
Alta experiencia en terapia vascular en Monterrey
Descubre a qué edad comienzan a aparecer las várices

Conocemos que las várices o la insuficiencia venosa crónica es un padecimiento que puede traer muchas molestias, entre ellas el afectar el aspecto de nuestras piernas.

Pero para profundizar un poco sobre el tema, es importante primero conocer aspectos muy básicos sobre cómo se manifiestan. Ya hemos hablado acerca de las causas por las que pueden surgir las venas varicosas, como la herencia, el estilo de vida, la digestión o el cuidado sobre nuestra salud en general pero, ¿conoces la edad en la que pueden manifestarse los primero síntomas de arañitas en las piernas?

Hoy te vamos a platicar acerca de las edades específicas en las que pudiesen aparecer los síntomas de las várices, en mayor o menor medida, independientemente de si somos propensos a contraer este padecimiento o no.

Algunos estudios de Peninsula Medical School en la Universidad Plymouth, Inglaterra, demuestran que al llegar a los 40 años, tanto hombres como mujeres, pueden presentar complicaciones al padecimiento de insuficiencia venosa crónica, pero esto no significa que solo llegando a esta edad se puedan manifestar las arañitas o molestias típicas de las várices. Nuestro especialista, el Dr. Gerardo Saldaña, comenta que no existe un rango de edad específico para la aparición de los síntomas, pero pueden haber pacientes desde los 15 o 16 años, como personas de edad madura.

Todos los organismos son distintos y la manifestación de enfermedades puede ser diferente para cada persona. En el caso más específico de las mujeres, se considera que a partir de los 18 años hasta los 58 años puede considerarse la temporada de aparición de venas varicosas, sin embargo las causas pueden ser múltiples como:

  • Herencia
  • Embarazo
  • Inicio de vida laboral
  • Estilo de vida sedentario
  • Condición física
  • Cambios hormonales
  • Disminución en la vida sexual

Además de ser un problema estético, las várices pueden convertirse en una situación muy incómoda para realizar nuestra rutina, ya que las complicaciones afectan el movimiento y agilidad de las piernas.

Recuerda que siempre es mejor consultar a un especialista que pueda darte la solución adecuada a cualquier síntoma de insuficiencia venosa. En Veinco Especialidades Vasculares contamos con la experiencia adecuada para ayudarte sin importar tu edad. Ven y consulta con nosotros.

¿Tu bronceado podría estar provocándote várices?

El verano está a la vuelta de la esquina y con él la creencia de que el bronceado perfecto es el remedio para ocultar las várices. El problema está en que más que ayudar a ocultar un “problema” estético, la exposición a los rayos de sol aumenta y agrava los síntomas y la apariencia de las arañitas. Pero aquí te explicamos el por qué ocurre esto y lo que puedes hacer para mantener este padecimiento bajo control.

Lo principal es entender por qué aparecen las arañitas. Algunos factores que favorecen este problema de salud es la herencia genética, la obesidad, el sedentarismo, e incluso el embarazo y la menopausia. Considerando esto, podemos entender qué tan predispuestos estamos a padecerlas y tomarlo en cuenta para los cuidados que debemos tener. Si bien el sol no es el causante de las várices, sí influye en la apariencia y síntomas que éstas presentan. Esto se debe a que la elevada temperatura a la que nos exponemos al tirarnos a tomar un baño de sol hace que el cuerpo reaccione queriendo bajar la temperatura interna, provocando la dilatación de las venas y trayéndolas hacia la superficie, haciéndolas visibles en la piel.

Si consideras que presentas cualquiera de los factores que pueden provocar la aparición de las várices, es de suma importancia que un Médico Cirujano Vascular te diagnostique por medio del Eco Doppler, estudio realizado por un Radiólogo Intervencionista que interpreta los resultados de este análisis para ofrecerte la solución más efectiva y tratar de una vez por todas este problema.

Una vez hecho este estudio, se puede tomar acción en prevenir cualquier problema que esté propenso a surgir e incluso si estas arañitas ya brotaron en cualquier parte de tu cuerpo, pueden ser tratadas por medio de la escleroterapia, el tratamiento que por medio de una solución salina colapsa las venas afectadas y redirige la circulación a venas más sanas.

En VEINCO Especialidades Vasculares tenemos todas las soluciones que necesitas para eliminar el problema varicoso de forma efectiva y con un equipo profesional con gran experiencia en el tema. Agenda tu consulta hoy mismo, ¡pregunta por nuestra promoción del mes*! No dejes de disfrutar el verano. Contáctanos.

*Promoción válida al contar con seguro de gastos médicos mayores.

5 ejercicios para mantener tus piernas libres de várices

Una de las resoluciones que se incluyen con mayor frecuencia dentro de los propósitos de año nuevo es el ejercitarse y mantenerse en forma. Sin embargo, pocas veces se considera la salud de las piernas en sí, en especial cuando se tiene un problema vascular. Tal vez la pregunta principal aquí sea, ¿por qué aparecen las várices? Y en gran medida estas se deben a un estilo de vida con poca actividad física. Por ello, hoy decidimos fusionar ambos puntos y sugerirte los mejores ejercicios para evitar várices y mantener tus piernas sanas.

1. Caminar
A pesar de parecer obvio, el caminar es una de las formas más efectivas para prevenir la aparición de várices. Este ejercicio ayuda a los músculos de tu pantorrilla a contraerse y relajarse, promoviendo el correcto flujo sanguíneo de la zona. Este ejercicio es particularmente útil para personas con un estilo de vida sedentario, pues de no contar con el tiempo suficiente para salir a caminar, pueden incluir pequeñas caminatas dentro de su oficina.

2. Flexión de pantorrillas
Estos ejercicios son súper prácticos de realizar, pues los puedes hacer incluso sentada en tu escritorio. Comienza con tus pies bien plantados en el suelo y empieza a levantar tus dedos, lo cual ayudará a estirar los músculos de la pantorrilla. Después, baja tus pies hacia el suelo y levanta tus talones. Repite esta acción durante algunos minutos con la frecuencia que te sea posible.

3. Correr
Este ejercicio, por simple que parezca, ayuda a activar la circulación en la zona baja de tu cuerpo mientras se deshace de toxinas y activa tu corazón. Un corazón sano es sin duda la forma ideal de tener una buena circulación. No tienes que entrenar para un maratón, una sencilla salida a correr de 20 minutos puede hacer una gran diferencia para la salud de tus piernas.

4. Yoga
El ejercicio ideal para estirar tus músculos, en especial si sientes tus piernas duras después de un largo día de permanecer sentada. El yoga es sumamente flexible, pues se puede adaptar a diferentes niveles de dificultad. Una de las formas más efectivas de mejorar la circulación a través de las posturas es la del yoga Vinyasa y Ashtanga. Sin embargo, otros tipos de yoga pueden ser efectivos de cualquier manera ya que involucra el movimiento y elevación de tus piernas, mejorando la circulación y tu ritmo cardíaco.

5. Mountain Climbers
Si lo que buscas es un ejercicio que puedas realizar en tu casa, pero que de igual manera sea efectivo, te sugerimos pruebes los Mountain Climbers. Inicia en una posición de plancha, empuja una rodilla hacia arriba en dirección hacia tu pecho sin despegar el pie del suelo. Después regresa tu pie a su posición inicial, intercalado con la pierna opuesta. Sin importar cuál de los ejercicios mencionado pongas en práctica, te sugerimos que de presentar cualquier síntoma, dolores causados por las várices o incomodidad, consulta a un especialista.

En Veinco Especialidades Vasculares, encontrarás un equipo de profesionales especializados en el tema de las várices, en donde podrás encontrar el tratamiento para las várices ideal para ti. No dejes pasar el mes y obtén un 50% de descuento en tu consulta de valoración al contar con seguro de gastos médicos, ¡visítanos!

¿Sabías que hay várices que pueden aparecer en el recto? ¡Evítalas!

Las várices son un problema de salud que puede afectar tanto a hombres como a mujeres, y estás, mayormente pueden presentarse en las zonas de las piernas y los pies. Pero, este padecimiento es consecuencia de problemas vasculares relacionados con la circulación, y las piernas o los pies no son partes corporales exclusivas para que se presenten estas venas saltadas. Existen diferentes tipos de várices, y hoy te vamos a compartir en concreto aquellas que se presentan en un zona muy poco común, el recto.

Así es, las várices que aparecen en el conducto rectal se les conoce como hemorroides y también son vasos sanguíneos dilatados. Existen dos tipos, unas localizadas internamente, en la intersección del ano y el recto, y las externas, que se presentan por fuera de esta zona y están cubiertas por piel.

Las hemorroides se presentan por la misma causa de las várices en la piernas, por el aumento de la presión sanguínea en las venas y tienen síntomas como dolor, escozor e incluso sangrado. El no tratar este padecimiento puede generar muchas molestias, ya que la mayoría de las personas prefieren no atenderlas por considerarlas un tema muy incómodo, embarazoso e incluso desagradable, pero al no tratarlas podría convertirse en una situación de mayor riesgo para la salud rectal y vascular.

Por eso, para evitar a toda costa este molesto padecimiento, te compartimos las principales causas por las que aparecen:

  • Realizar un esfuerzo desgastante para llevar a cabo una evacuación intestinal
  • El mantenerse sentado durante mucho tiempo en el inodoro aumenta el riesgo
  • Tener sobrepeso o padecer obesidad puede acarrear el desarrollo de hemorroides
  • Levantar objetos muy pesados, además de poder causar problemas como hernias, puede provocar la aparición de venas hemorroidales

Más allá de estas causas, puede haber otros factores que ayuden a que se presenten, como el embarazo, diarreas crónicas, constipación, o usar constantemente diuréticos o laxantes. Aunque no es una regla que las hemorroides se presenten bajo estas circunstancias, la mejor opción es siempre vigilar tu salud para mantenerte informado de la condición de tu flujo sanguíneo general.

Consultar con los expertos en Clínica de Terapia Vascular es una forma excelente de cuidar de ti. Aquí puedes encontrar el servicio y tratamiento para hemorroides, así como prevenir la aparición de várices. Nuestros médicos podrán brindarte la mejor valoración y cuidar de tu salud. ¡Haz tu cita! Tu bienestar vascular es nuestro principal objetivo.

Prevén las várices con estos ejercicios

Una de las enfermedades más comunes entre latinos son las várices. Sin embargo, son pocas las personas que toman las medidas necesarias para asegurarse de que éstas no aparezcan. Por eso, hoy te daremos una guía corta de ejercicios que puedes poner en práctica para prevenir que este padecimiento ataque tus piernas.

1. Toma tus tenis, y ponte a correr

Debido al bajo impacto de este ejercicio, te sugerimos lo practiques por lo menos media hora, tres veces por semana. Algo que debes de tomar en consideración es el intentar hacerlo en una superficie ergonómica, o bien sobre el pasto, de este modo el golpe de tus pies con el piso será absorbido por éste.

2. Olvídate del auto, comienza a caminar

No tienes que ser la persona más en forma para que caminar forme parte de tu rutina de bienestar. Si tienes una caminadora en tu casa, aprovéchala. Si tienes un parque cerca, aprovéchalo. Si no te convence ninguna de las anteriores, entonces intenta hacer algunas vueltas que tengas programadas a pie. Caminar es caminar, y sus
beneficios son innegables.

3. A rodar se ha dicho

Sin duda, la bicicleta es uno de los ejercicios más completos y efectivos cuando se trata de mejorar tu circulación, especialmente en la parte baja del cuerpo. Además, la bicicleta o el spinning, es una de las prácticas cardiovasculares más efectivas para mantenerse en condición e incluso bajar de peso, factor que es de gran importancia para mantener las várices a distancia.

4. Desempolva tu membresía del gimnasio

Si tienes una membresía de gimnasio aprovéchala para ir a levantar peso. El levantar pesas puede ser de gran ayuda para mejorar tu condición física, especialmente porque pone a correr tu sangre. De cualquier forma, es importante que tengas en mente que el hacerlo de forma inadecuada puede dañar tus venas en lugar de ayudarlas, una forma
de prevenir esto es utilizando calcetas de compresión en tus entrenamientos.

Si planeas poner en práctica cualquier de estos ejercicios para prevenir las várices o bien, para controlarlas, es importante mencionar que la forma más efectiva para mantener las várices alejadas es consultando a un especialista vascular y agendar un examen de diagnóstico Eco-Doppler, ecografía mediante la cual se pueden mapear las
várices dañadas para después tomar acción en materia de tratamientos que las eliminen de forma definitiva.

En Clínica de Terapia Vascular encontrarás al equipo de expertos más capacitado, que te ofrecerá la asesoría que necesitas para tomar la mejor decisión respecto al procedimiento que más conviene para que las várices no formen parte de tu vida.

Tenemos que hablar de hemorroides

Aunque para muchos es un tema complicado, los problemas de hemorroides son tan comunes como las várices en las piernas.

De hecho, en Estados Unidos, aproximadamente 10 millones de personas sufren este padecimiento y en nuestro país, de acuerdo con datos del Hospital General, alrededor del 5% de la población tiene problemas de hemorroides.

Además, se estima que el 50% de las personas mayores de 50 años tienen algún grado de enfermedad hemorroidal pero no lo saben. Y no lo saben porque tienen miedo hablar del tema.

Sin embargo. es importante acercarnos con un especialista ante cualquier indicio de que pudiéramos estar experimentando un problema hemorroidal, pues alrededor de este padecimiento existen muchos mitos que sólo complican el tratamiento.

Uno de los más populares que la comida picante provoca hemorroides. Sin embargo, no hay evidencia que compruebe eso, lo que sí es cierto es que, una vez que se tienen hemorroides, los médicos recomiendan es evitar la ingesta de este tipo de alimentos irritantes para no agravar la inflamación.

Otro de los problemas que implica la falta de claridad para hablar sobre el tema es que puede confundirse con cáncer y generar desgaste innecesario.

Y es que, debido a que los síntomas de las hemorroides, como el sangrado, la dificultad al evacuar y el dolor, son parecidos a los que pueden presentarse en algunos casos de tumores malignos en la zona recto-anal, la confusión es algo común… aunque completamente evitable.

Las hemorroides son un problema de salud como cualquier otro y como tal debe tratarse con un especialista y hablarse sin reservas.

5 síntomas de una mala circulación en las piernas

Como bien sabemos y lo hemos comentamos muchas veces antes, hay muchas formas de detectar el padecimiento de mala circulación en las piernas. Hoy te vamos a compartir 5 de los síntomas más comunes del mal retorno venoso.

Si te identificas con alguno de estos, es muy importante que acudas de inmediato con un especialista que te ayudará a resolver este padecimiento.

  1. Cambio de coloración en la piel
    Los cambios de coloración en el problema varicoso en su mayoría indican un estado avanzado del padecimiento. Pueden aparecer como pequeñas manchas color ocre en las pantorrillas y van acompañadas de pequeñas varices o “arañitas”. Es muy importante poder hacer un diagnóstico adecuado, ya que se puede confundir con algún otro padecimiento de la piel.
  2. Piernas hinchadas
    La inflamación de las piernas es muy común en el padecimiento de insuficiencia venosa crónica (IVC), pero no es la única enfermedad que produce edema en las piernas, por lo que hacer una evaluación a tiempo es muy importante. Esta inflamación va apareciendo poco a poco en el transcurso del día, y con mayor frecuencia se manifiesta en la parte baja de las piernas y en los pies, aunque también puede ser en toda la extremidad. El edema puede venir acompañado de dolor y tensión, así que es importante identificarlo para hacer un diagnóstico con los especialistas.
  3. Cansancio y/o pesadez
    Otro síntoma muy frecuente de la insuficiencia venosa crónica es el cansancio o pesadez de las piernas. Regularmente se presenta como un dolor intenso producido de la nada, es decir, sin haber hecho un esfuerzo físico extenuante. Esta situación obliga a las personas a no rendir al 100% en su día laboral.
  4. Calambres
    Los calambres son un síntoma que usualmente suele asociarse a otro tipo de padecimientos en las piernas, sin embargo, estos calambres se producen por la acumulación de toxinas en los músculos de las extremidades, y no pueden ser drenados correctamente, a causa de la insuficiencia venosa crónica.
  5. Ansiedad y pérdida de la atención
    Es muy frecuente que los síntomas más inespecíficos del padecimiento de insuficiencia venosa no sean identificados de forma oportuna, produciendo una sensación de ansiedad o incapacidad para la concentración, disminuyendo el rendimiento en la rutina del día. Ese malestar en las piernas es lo suficiente para distraer a cada persona de sus actividades, pero con frecuencia, no lo suficiente para ir al médico.

En VEINCO podrás encontrar a los mejores especialistas y el tratamiento ideal para resolver el padecimiento de mala circulación en tus piernas y evitar o combatir esas molestas arañitas y venas inflamadas. No pierdas más tiempo y ponte en contacto con nosotros.

Várices en verano: evita que el calor sea enemigo de tus piernas

Anteriormente te hemos hablado de la importancia que tiene cuidar de nuestra salud vascular para evitar que aparezcan esas arañitas o venas varicosas que pueden afectar el sano movimiento de nuestras piernas y su estética.

Si bien, este padecimiento puede presentarse en cualquier momento, hay una temporada en la que los malestares pueden intensificarse y esta es durante el verano, puesto que las altas temperaturas son detonantes de los síntomas tan característicos de las várices, como son la hinchazón y ardor.

Así como lo explica el especialista de VEINCO, el Dr. Gerardo Saldaña Montemayor, especialista en cirugía endovascular, “el calor produce vasodilatación o la expansión de las venas, esta presión hace que las venas se vayan deformando y sea una de las tantas causantes de la mala circulación, provocando trastornos en el retorno venoso de las extremidades inferiores”.

Con el reciente solsticio de verano, es importante darle el cuidado necesario a la salud de nuestras venas y optimizar su circulación antes de que las olas de calor nos alcancen. En esta nota te vamos a presentar unos excelentes consejos para esta soleada temporada no se convierta en un enemigo para tus piernas, y puedas disfrutar de tu ropa de verano favorita, luciendo espectacular.

Evita exponerte al sol durante mucho tiempo. Durante la temporada de contingencia, aprovecha y dale un respiro a tus piernas de toda esa exposición al sol habitual de tu día a día.

En los días más calurosos puedes aplicar duchas de agua fría en tus piernas y aplicar geles o cremas de efecto frío, para relajar la presión. En VEINCO contamos con excelentes opciones, consulta en nuestras redes sociales.

Al aplicar los geles y/o cremas de efecto frío, realiza un suave masaje con movimientos ascendentes para activar la correcta circulación de las piernas.

Evita utilizar ropa muy ceñida o ajustada que pueda provocar presión en la circulación de las venas.
Una excelente opción es usar medias de compresión ligeras que puedan mantener balanceada la presión ejercida en tus piernas.
Por último, y más importante, no descuides tu salud en general y haz ejercicio. Recuerda que una vida sedentaria es uno de los principales factores para la aparición de várices o para su deterioro.

No olvides que visitar a los especialistas siempre será la solución para este padecimiento de venas varicosas. En VEINCO contamos con lo último en tecnología y los médicos más capacitados para realizar los mejores tratamientos para tu salud vascular. ¡Visítanos!

Comparte esta información y envíanos un mensaje para más detalles.

Si te quedas en casa… no te quedes quieta

El desafío que enfrentamos por el Covid-19 nos ha orillado a modificar nuestras rutinas, tanto personales como de trabajo.

Muchas empresas han decidido mandar a sus colaboradores a trabajar en casa y aunque para algunos es un sueño hecho realidad, lo cierto es que esta cuarentena puede afectar tu salud vascular si no se toman las medidas necesarias.

Al estar en home office, es común caer en el sedentarismo y justo uno de los factores de riesgo para desarrollar insuficiencia venosa crónica es el estar sentado por mucho tiempo.

Ciertamente hay otros elementos que intervienen en este padecimiento, como puede ser la herencia, el embarazo, el sobrepeso o la edad.

Pero todo lo que podamos hacer para disminuir las posibilidades, es bienvenido. En este caso, aquí te comparto 3 sencillos ejercicios que puedes hacer en casa para mejorar tu circulación.

1. La bici imaginaria
Con este ejercicio simulas que estás pedaleando una bicicleta en el aire. Pedalea unas 30 veces y repite todo lo que quieras, eso sí, con descanso entre cada sesión.

2. Abre y cierra
Levanta y abre las piernas. Cuando estén elevadas sepáralas de arriba hacia abajo juntando la punta de los pies. Haz 20 repeticiones y sé paciente, porque al principio no será fácil.

3. Arriba y abajo
Este ejercicio consiste en hacer flexiones talón-punta. Es recomendable hacerlo sentado. Primero, apoya los talones del piso y levanta la punta de los pies. Luego baja la punta de los pies y sube los talones. Repítelo unas 20 o 30 veces.

No es mala imagen, es mala circulación

El mundo está viviendo una pandemia que nos ha obligado a modificar nuestras dinámicas sociales. Por ejemplo, muchos de nosotros estaremos trabajando desde casa un buen tiempo y es común que pasemos mucho rato sentados y eso influye hasta en un 75% el riesgo de desencadenar o agravar el problema de várices.

En México, de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, casi el 80% de la población sufre este padecimiento. Y sabes qué, la gran mayoría piensa que es solo un problema estético. Nada más alejado de la realidad.

Las várices son la manifestación estética de un problema médico llamado insuficiencia venosa crónica. Básicamente lo que sucede es que hay un mal funcionamiento de las válvulas de los vasos sanguíneos y la sangre no puede vencer la fuerza de la gravedad en su retorno al corazón, por eso, se acumula en las venas, las dilata y nos da esas “arañitas” o bultos azulados.

Tan es problema de salud que la mayoría de los seguros de gastos médicos mayores incluyen tratamiento para las várices. Aquí lo importante es que separemos una cosa de otra y, por supuesto, que pongamos la salud por encima de la belleza.

Si descubres que comienzas a tener esas “arañitas” que aparecen sobre todo en las piernas, debes tomar acciones.

Conoce las características del padecimiento de várices

El padecimiento de la insuficiencia venosa puede presentarse en cualquier persona, ya sea hombre o mujer, incluso hemos mencionado que las varices pueden presentarse desde edades tempranas, los síntomas comunes que pueden ocasionarlas y las soluciones ideales según el caso.

Ahora, es momento de hablar sobre las características y grados de las venas dilatadas, esas etapas que puedes notar y que te ayudarán a definir el tipo de várices que estés padeciendo.

Para comenzar, es importante mencionar que prestar atención a esta situación desde el primer indicio, puede ayudar a solucionar este problema de forma rápida y sencilla.

Te compartimos los distintos niveles de várices:

Várices grado I o várículas

En este punto es cuando las pequeñas arañitas apenas se ven a través de la piel y pueden tener un color morado o violeta. Suelen ser muy pocas o tener un tamaño diminuto, por lo que un tratamiento cosmético puede ser la solución completa. Aún así, es posible que se presente cansancio y pesadez en las piernas.

Várices grado II

Esas pequeñas arañitas o venas que apenas se notaban, se van haciendo más grandes y comienzan a presentarse los síntomas posteriores: ardor, dolor, pesadez, calambres, hinchazón y picor.  

Várices grado III

Estas venas que comenzaron por ser pequeñas arañitas, se han dilatado más y han provocado un cambio de pigmentación en la piel. Además, los síntomas como el dolor, calambres y picor aumentan progresivamente; es posible que también comiencen a aparecer venas más gruesas y abultadas, de un color verde o azul.

Várices grado IV

Aparecen las úlceras varicosas y se vuelven un problema de alto riesgo para la salud cardiovascular. Incluso, se corre el riesgo de una hemorragia o que una de estas úlceras varicosas se reviente.

Es importante atender desde el primer síntoma este padecimiento, las várices, más allá de ser una condición que afecta la estética de nuestras piernas, puede ocasionar daños en la irrigación sanguínea de todo nuestro cuerpo. ¡No dejes para después tu salud vascular!

En VEINCO Powered By Clínica de Terapia Vascular están los especialistas que pueden atender cualquiera de estos grados de venas varicosas. Haz tu cita hoy.

La depilación y sus efectos en la salud vascular

Uno de los temas más importantes de la salud es el cuidado del sistema venoso del cuerpo, y en este espacio siempre te vamos a compartir las mejores formas de cómo prevenir o afectar al buen funcionamiento de tu circulación, sobre todo en el área de las piernas.

Un factor muy importante para evitar los malestares y el padecimiento de la insuficiencia venosa, es hacer conciencia de los riesgos de exponer las piernas a temperaturas muy altas, ya que, como hemos comentado anteriormente, el calor tienden a afectar las venas dilatadas, por la presión que ejerce en el cuerpo.

Entonces, es donde caemos en cuenta que una de las costumbres de muchas mujeres (y hombres también) es la depilación a base de cera caliente en diferentes zonas del cuerpo, entre ellas, las piernas.

Se puede recurrir a este método de eliminación del vello por su practicidad, ya que la incomodidad que produce es momentánea y en la mayoría de los casos no tiene reacciones alérgicas como las cremas, y no es tan costoso como puede llegar a ser el procedimiento con láser.  

Sin embargo, es muy importante aclarar cuales son los efectos de realizar depilación con cera caliente sobre las piernas constantemente.

Deterioro de la piel

El calor y la textura de la cera puede causar deterioro e irritación en la piel. Si la depilación es muy a menudo, este riesgo se acelera.

Calor en las venas

Si ya hay zonas de las piernas en las que están esas molestas arañitas rojas, aplicar calor sobre la piel puede producir que este problema estético aumente.

Incrementan el problema de várices

Aunque la depilación con cera caliente no produce en sí el padecimiento de insuficiencia venosa, si puede tener efectos perjudiciales sobre las venas dilatadas del las piernas.  

Los métodos que los especialistas de VEINCO recomiendan son la depilación con rastrillo o navaja especial para las curvas de las piernas, aplicando espuma y agua fría para enjuagar. También, las ceras frías o parches especiales para depilación de zonas sensibles son una excelente opción.

Recuerda que el cuidado de tu salud es muy importante, y los hábitos de belleza siempre pueden ajustarse para evitar efectos que no deseamos en nuestro cuerpo. También, consultar con los médicos flebólogos y angiólogos indicados para resolver el padecimiento de las várices es la mejor opción, así no tendrás que hacer a un lado la eficacia de la cera para la depilación de las piernas.